Beneficios del tai-chi (taijiquan) y del chi-kung (qigong) Todas las modalidades del chi-kung, tai-chi incluido, proceden de la antigua China. Se trata de un tipo de ejercicio muy eficaz para mejorar nuestra salud y bienestar. El chi-kung es el arte de utilizar la propia energía corporal tal como la entiende la Medicina Tradicional China. El chi-kung funciona integrando determinados patrones respiratorios, realizando determinadas visualizaciones y ejecutando distintas posturas y movimientos siempre con una gran relajación, delicadeza y concentración.   El tai-chi es un tipo de chi-kung. El tai-chi es una modalidad de chi-kung que utiliza una gestualidad marcial de tipo Kung Fu. Se trata de una serie de movimientos suaves y elegantes diseñados para ejercitar el cuerpo y calmar la mente.   Numerosos estudios científicos modernos avalan la eficacia del tai-chi, sobre todo en el abordaje de enfermedades relacionadas con el estrés. Aprender tai-chi y chi-kung La mejor opción para su aprendizaje es participar en una clase dirigida por un docente que cuente con una dilatada experiencia. Independientemente de factores como la edad y el nivel de forma física, todo el mundo puede hacer tai-chi y chi-kung y obtener de su práctica una clara mejora en salud. Se trata de un tipo de ejercicio no competitivo ni brusco. La típica filosofía de que para estar bien hay que sufrir, característica de otros tipos de ejercicio, es totalmente ajena al tai-chi y chi- kung. Si durante la práctica algo nos duele, es que nos estamos esforzando demasiado. La noción básica siempre será relajarse y disfrutar de un movimiento tranquilo y elegante. Beneficios físicos El tai-chi es una especie de Kung Fu a cámara lenta. La práctica regular de tai-chi y chi- kung nos aportará una mayor flexibilidad y fuerza y mejorará el funcionamiento del sistema cardiovascular. El énfasis puesto en la corrección de las posturas también lleva a incrementar la conciencia corporal, el sentido del espacio, el equilibrio y la solidez de la posición. Asimismo, tai-chi y chi-kung constituyen una forma de meditación. La concentración en los movimientos del cuerpo nos permiten alcanzar una claridad mental diáfana. Enfermedades que mejoran con el tai-chi y chi-kung Combinándolos con los tratamientos médicos al uso, el tai-chi y chi-kung pueden ayudar a mejorar los resultados en un amplio número de enfermedades, por ejemplo:   Ansiedad   Artritis   Falta de equilibrio y coordinación   Fatiga   Rigidez articulatoria   Tensión muscular   Mala postura   Estrés   Fibromialgia   Problemas digestivos   Tensión arterial alta   Problemas respiratorios   Densidad osea baja   Cáncer de pecho   Insomnio   Parkinson   Diabetes   Depresión   Etc.   Actualitzado el 17-04-17 català También te puede interesar:   info@ubk-centre.com   ·   637 055 937 ¡Clase de prueba gratuita!