Nuestras emociones Las vías de realización como las que practicamos en el dojo abordan los problemas emocionales de forma más o menos directa según su particular punto de vista y sus prioridades. Sin embargo, desentrañar el mensaje de nuestras emociones es inexcusable, y cada una de las cuatro las aborda con garantías poniendo énfasis en distintos elementos: el aikido en los tropiezos relacionales, el tai-chi en la experiencia del enfrentamiento, el chi-kung en el aspecto energético y la meditación en la observación. También es cierto que hay momentos en la vida en los que, al lado del ritmo alocado de los problemas diarios, el ritmo pausado de la práctica nos parece demasiado lento. Hay momentos en los que de verdad agradeceríamos un empujón. A veces, sobre todo cuando la vida nos aprieta, la práctica, tomada en conjunto, se nos hace cuesta arriba. Sin embargo, es precisamente cuando más nos convendría practicar para dejar que las vías revelen su ayuda inmensa que más nos cuesta ponernos a ello. Por otra parte, las perspectivas de aquellas personas que no siguen una práctica tradicional son aún más escarpadas, ya que los modelos de comportamiento con que nos bombardean los medios son emocionalmente infantiles e inmaduros y espiritualmente nulos. Como el perro en el comedero, que ni come ni deja comer, estos modelos se nos infiltran en la mente desde las pantallas y no nos sirven para resolver nuestras relaciones personales, que sí que son reales.   Què hacemos En las sesiones de Soluciones emocionales presentamos, estudiamos y practicamos estos instrumentos. Todas las emociones tienen un aspecto corporal fundamental relacionado con la postura, el grado de tensión, la capacidad de movimiento y la respiración. También tienen un aspecto mental que se manifiesta en determinadas formas de pensar y de razonar sobre lo que nos pasa. Tienen un aspecto energético en cuanto nos afectan unos órganos y no otros, y tienen un aspecto de relación, de roles, de inercias que se nos instalan cuando somos pequeños y que suelen continuar de adultos. En Soluciones emocionales tratamos estos temas de forma práctica para que podamos empezar a aplicar soluciones a problemas inmediatamente, al salir del Dojo. Soluciones emocionales es un laboratorio del donde extraemos conocimientos prácticos y pertinentes de utilidad contrastada para los estados de desánimo, irritación, ansiedad, dificultades de relación, etc. L'antiga dita samurai diu: Nanakorobi Yaoki Caure set cops, aixecar-se'n vuit. Però cal saber com aixecar-se.   Qué es la clase regular de soluciones emocionales Es una clase vivencial semanal de carácter independiente, aunque con continuidad y seguimiento. Se trata de entender cómo funcionamos emocionalmente y espiritualmente y experimentar situaciones que nos enseñen formas de hacer y funcionar que podamos aplicar al día a día. Las emociones son el combustible de nuestra vida. Bien llevadas nos dan empuje y aliento. Mal vividas son una tortura y una losa encima nuestro. Presentaremos e integraremos una serie de instrumentos para poder vivir una vida emocional más independiente, solidaria y feliz, ya que sólo desde la libertad emocional, desde la salud emocional, desde la sabiduría emocional podemos avanzar espiritualmente como personas. La mayor parte del tiempo las emociones nos prestan un servicio de mucho valor haciendo que nos ocupemos de lo que es realmente importante en nuestra vida. Sin embargo, a veces nos metemos en líos y apuros. Esto nos pasa cuando las sentimos con una intensidad sin medida (o demasiada o demasiada poca); cuando no las mostramos de la manera necesaria (el típico silencio acusador); o cuando sentimos una que no encaja con la situación. Sentir emociones es deseable. Son la sal de la vida. Pero cuando nos traen problemas, ¿qué podemos hacer? Soluciones emocionales ofrece: - un espacio activo donde conocer cómo funcionamos emocionalmente - la adquisición de sistemas de regulación y potenciación emocional -  sesiones vivenciales semanales de carácter interactivo, con continuidad y seguimiento - un grupo de personas interesadas por los mismos temas - la práctica de instrumentos para potenciar la salud y la espiritualidad desde las emociones El objetivo primordial es la buena salud emocional, lo que significa impregnar de consciencia nuestro mundo emocional, hacernos responsables de él y conquistar el derecho y la libertad de escoger qué, cómo, cuándo, dónde y con qué intensidad sentir. Un espacio emocional ordenado e intenso es garantía de salud física y mental, y un camino abierto hacia una espiritualidad plena. La clase regular de Soluciones emocionales nace como catalizador de las prácticas generales y como una especie de vademécum emocional igualmente válido también para las personas que no están comprometidas con una vía. Con sesiones semanales de la duración estándar de una clase, abordaremos sistemáticamente lo que las vías que seguimos en el dojo nos ofrecen en cuanto a nuestro mundo emocional. A parte de los hallazgos del tai-chi, el aikido, el chi-kung y la meditación, en el trabajo emocional usaremos instrumentos procedentes de los hallazgos que ha hecho la neurología, la psicología cognitiva, la psicología de la conducta y otras aportaciones desde campos afines. La idea es pues destilar, escoger y tamizar lo que nos ayude a escoger y hechar para adelante como personas, a evolucionar, a crecer y desplegar las capacidades que las trampas emocionales ambientales sabotean constantemente.   Política de privacidad ¡Clase de prueba gratuita!
Clase de soluciones emocionales Una de las consecuencias más personales de la crisis económica y del sistema, que empieza el 2008 y que ahora se nos presenta con toda crudeza, es la aparición en nuestra vida personal de muchas emociones que hasta ahora teníamos en general asociadas a nuestras relaciones o con temas más existenciales. La crisis nos ha metido el miedo en el cuerpo. La crisis nos provoca impotencia, rabia, indignación. La crisis nos desalienta, nos hunde, nos deprime. En poco tiempo, el gasto farmacéutico de ansiolíticos y antidepresivos se ha disparado. Y ahora que los gobiernos de todo el mundo han optado por recortar todo lo que pueden de donde quieren para no acabar como Grecia o Irlanda, ahora  precisamente la necesidad de personal sanitario para atender los pacientes con trastornos psíquicos ha aumentado exponencialmente. Y esto no lo podrán pagar. Nosotros, obviamente, no somos inmunes a esta situación. Nuestra capacidad de acción real en cuanto a la crisis global se limita a una esfera bien reducida. Sin embargo, lo que sí podemos hacer es gestionar mejor nuestra relación con la ansiedad, el desánimo y la indignación que la crisis nos provoca. Para atravesar este periodo difícil, es necesario estar muy fuertes, centrados y adaptables; es necesario que conservemos y aumentemos la alegría de vivir, la ilusión por las personas y las cosas. Para conseguir estos objetivos, que las circunstancias en general hacen que parezcan lejanos e inalcanzables, disponemos de instrumentos. A lo largo de la historia, en épocas pasadas y en épocas recientes, ha habido gente que ha encontrado la manera de vivir unas emociones sanas y constructivas por muy duras o deprimentes que fuesen las situaciones que les habían tocado. Si lo deseas, antes de la inscripción puedes celebrar una entrevista privada con Jordi J. Serra. Abierto a todo el mundo. No es necesaria experiencia previa. Lugar: UBK Ki Dojo Catalunya   Actualitzado el 15-05-19 català info@ubk-centre.com   ·   637 055 937