En la edición del 2015... “El Tai Chi Chuan surge de la convergencia de varios conocimientos orientales ancestrales: la sabiduría de la medicina tradicional china, con su enfoque energético y holístico acerca de la salud; la tradición guerrera de los monjes de Shaolin, que llevaban siglos integrando técnicas de Chi Kung en su repertorio; y el taoismo y el budismo, con su compromiso con la paz y su respeto por las leyes de la naturaleza. Aprender Tai Chi Chuan significa hacer tabula rasa de lo que uno sabe sobre cómo utilizar su cuerpo y volver a empezar. La lentitud de la práctica le ofrece el espacio necesario para trabajar la precisión, la cual, durante los primeros años de Tai Chi y junto a la limpieza de los movimientos y a la relajación, será el objetivo de este período. Como una pieza para piano: primero, lento; después, rápido. Tu sabes como sonará cuando la toques rápida, pero para lograrlo tendrás que tocarla lenta miles de veces. Además, esta lentitud inicial del Tai Chi permite que la conciencia vaya corrigiendo la falta de armonía según se produce. Por otro lado, sabemos que para soltar la tensión muscular es preciso que tengamos un alineamiento corporal correcto que nos permita sentir los estiramientos y las torsiones, lo cual exige algunos años de práctica correcta. Cuando se logra, la respiración se libera y el qi es quien comienza a guiar los movimientos. Otra virtualidad de la lentitud en los movimientos es que permite la visión interior: la vivencia del dantian, de los meridianos y la apertura del Yong Chuan (Riñón nº 1). El proceso avanza hasta que todos los meridianos se abren y el qi puede circular abundantemente y sin impedimentos por todo el cuerpo. Es lo que los clásicos denominan enhebrar la perla de nueve agujeros retorcidos. La lentitud, para finalizar, es la piedra de toque de la alegría del Tai Chi como meditación en movimiento. En este taller de primavera, la exploración de la lentitud y de las distintas velocidades, los ritmos del cuerpo y de la conciencia, de la meditación y del combate, será el referente de todas las prácticas, tanto de las formas de mano Yang (24 y 108), como de las formas con armas y de las secuencias de Chi Kung. En particular, dedicaremos una atención especial a los 12 ejercicios de  Daoyin Yangsheng  Gong Shi Er Fa, de trabajo con los meridianos para la conservación de la salud. Como siempre, el curso está abierto a todos los niveles, principiantes incluidos.” Jordi J. Serra  
Actualitzado el 17-04-17 Fin de semana de tai-chi y chi-kung (qigong) en la naturaleza Profesor: Jordi J. Serra Taichi y Chi Kung son artes taoístas. Son el taoísmo en acción, en carne y hueso; y el taoísmo es la sabiduría de entender la naturaleza y seguir sus leyes como las formularon los clásicos chinos desde el Emperador Amarillo hasta los maestros contemporáneos. La naturaleza es fuente, espejo y modelo para el practicante de Taichi y Chi Kung, y es en un entorno natural como el de este curso donde las prácticas que habitualmente llevamos a cabo en un medio urbano despliegan su gran potencial transformador. En la naturaleza el chi es más rico y puro. En el medio natural, la simbiosis con el cielo, el agua, la tierra, las plantas y el fuego despierta en nosotros un eco más diáfano. En plena naturaleza es donde las formas del Tai-chi y los ejercicios de Chi-kung se crearon y en donde nos pueden conducir a vivir experiencias transformadoras. El tai-chi es un arte nacido en la naturaleza como un intento de armonizar la acción humana con las leyes y el tempo que rigen el entorno natural del que, a fin de cuentas, formamos parte. Cuando, mediante la persistencia en su práctica, logramos dicha armonía, el tai-chi nos ofrece salud, serenidad, empuje y sensatez. Por ello, frecuentemente acudimos a la naturaleza para fortalecer nuestros vínculos con ella y honrar una tradición secular.  Procurando siempre un equilibrio entre el conocimiento y la acción, en este taller vamos a trabajar formas con y sin armas, y nos adentraremos en los aspectos técnicos, energéticos y emocionales del tai-chi, el chi-kung, el empuje de manos, los ejercicios marciales y la meditación. También dedicaremos un espacio a los aspectos teóricos y a hablar sobre la práctica de cada uno. Profundizar lo que ya estamos haciendo Aclarar lo que aún está oscuro Fortalecer lo que aún es débil Ablandar lo que aún está duro Ir más allá, desde el corazón Abierto a todo el mundo (tanto principiantes como avanzados). No es necesaria experiencia previa. Trabajo por niveles. Se puede asistir con acompañantes (amigos, familia...) que no hagan el curso pero que quieran disfrutar de las instalaciones y del maravilloso entorno natural. Horario: Llegamos el viernes a partir de les 19h y terminamos el domingo después de comer. Lugar: Por determinar    català info@ubk-centre.com   ·   637 055 937 ¡Clase de prueba gratuita!